EEUU vs China: los cuatro golpes de la guerra comercial en el Perú

Conozca las oportunidades que ofrece el mercado peruano
31 Marzo, 2017
Se verán afectados el tipo de cambio, los precios de los commodities, las acciones del sector minero y la balanza comercial tras nuevos aranceles impuestos por EEUU a China. La guerra comercial entre Estados Unidos y China ya golpea al Perú. Los efectos principales se reflejan en el alza del tipo de cambio, menores precios de commodities, menor demanda en acciones mineras y una balanza comercial proyectada a la baja hacia el cierre del año. La incertidumbre en el Perú aumentó esta semana luego de que la guerra comercial entrara a una segunda fase. El gobierno de EEUU anunció que a partir de este lunes 24 de septiembre entrarán en vigencia aranceles de 10% para gravar por US$200,000 millones productos chinos importados desde EEUU. La tasa arancelaria aumentaría a 25% a partir del próximo año. China respondió: gravará US$60,000 millones de productos importados desde EEUU. Trump promete más aranceles si China pone los suyos en efecto: hasta US$267,000 millones aplicados a productos chinos. La primera etapa ya está en curso: en julio entró en vigencia el primer paquete de tarifas, en el que se gravaron US$50,000 millones en productos chinos. El total de productos importados por EEUU desde China durante el 2017 alcanzó US$505,000 millones. Estas nuevas medidas forman parte del proceso de negociación entre EEUU y China, según Miguel Pancorvo, CEO de Sura SAB. “Antes eran amenazas y ahora son ejecuciones. La lógica dice que en algún momento habrá un acuerdo”, añade. De concertar ambas partes, el precio de los commodities y el apetito de los inversionistas por activos peruanos se recuperarían. La balanza comercial peruana también se vería favorecida por el incremento del precio de las exportaciones peruanas. IMPACTO LOCAL La guerra comercial entre EEUU y China ya golpea activos financieros peruanos pese a sus sólidos fundamentos. La confianza de los inversionistas sobre los activos locales ha disminuido y permanecería débil hasta que las negociaciones entre EEUU y China den señales de mejora. Una primera consecuencia es el alza en el tipo de cambio. Éste pasó de S/3.26 a S/3.30 en el último mes. La menor oferta de dólares se debió a la salida de inversionistas de activos peruanos. Las expectativas de tipo de cambio a 12 meses publicada por el BCR pasaron de S/3.30 en julio a S/3.32 en agosto. La caída en los precios de los commodities es el principal motivo de salida de capitales de la BVL, que ha caído ya 7% en lo que va del año. La preocupación sobre menor demanda china por cobre —el principal producto de exportación peruano, y cuyo principal destino es China— ha generado esta situación. Desde que se hizo pública la primera propuesta de medidas arancelarias de EEUU a China el 22 de marzo, el precio del cobre ha caído 10% a la fecha, el del zinc 28%, el del oro 10% y el de plata 14%. Las acciones del sector minero son las más afectadas. Las de Volcan y Minera Atacocha caen 43% en el año. El sector construcción también se contagió del menor apetito de los inversionistas. El precio de las acciones de Cementos Pacasmayo y Unacem caen 19% y 18% en el año, respectivamente. Las acciones vinculadas a la demanda interna también se han visto afectadas. Otro efecto se da en la balanza comercial. El BCR corrigió a la baja el estimado de balanza comercial para este año de US$9,025 millones a US$6,940 millones, y para el próximo de US$10,011 millones a US$5,792 millones. Esto implica menores ingresos para las empresas exportadoras y una consecuente menor oferta de dólares en el Perú. La tendencia peruana se replica también en otros mercados emergentes. Sus activos también se han visto perjudicados por la incertidumbre en torno a la guerra comercial y por un menor apetito de los inversionistas. Los instrumentos de inversión que dan exposición a mercados emergentes en bloque registran fuertes correcciones. El ETF —producto de inversión que se negocia como acciones pero que replica un índice de referencia, como el de la BVL— de BlackRock que invierte en renta variable emergente ha perdido 12% de su valor desde el 22 de marzo. El ETF de JP Morgan, que invierte en renta fija emergente, ha retrocedido 17%. Los riesgos de que estas tendencias continúen han aumentado. El EPU, ETF que replica el comportamiento de la bolsa local, ha retrocedido 13% desde el 22 de marzo. GUERRA COMERCIAL Y CRECIMIENTO GLOBAL El escalamiento del conflicto comercial entre EEUU y China coincide con perspectivas de menor crecimiento global. Los indicadores de actividad industrial (PMI) de las principales economías del mundo han perdido dinamismo. “El panorama global es más pesimista que hace unos meses. En el corto plazo es muy probable que la tendencia continúe”, indica César Romero, jefe de research de Renta 4 SAB. La guerra comercial impacta en las proyecciones de crecimiento debido a que ralentiza la demanda global. Los sectores manufactureros de Europa y China ya sienten la pegada. Si bien EEUU es la única economía desarrollada en el pico de su ciclo económico, enfrentará condiciones más adversas en los próximos meses. A inicios del 2019 se disipará su impulso fiscal generado por el recorte de impuestos y la preocupación de los inversionistas por su déficit fiscal y de cuenta corriente resurgirá. Fuente: semanaeconomica.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *